0

No products in the cart.

3 preguntas fundamentales para decidir si debes remodelar o vender tu casa

¿Debes renovar o vender? La pregunta del millón... o los millones.

Pasa el tiempo y es un hecho que las necesidades en cuánto al espacio físico que requieren tú y tu familia van cambiando. Al principio de un matrimonio, una pareja que empieza a consolidarse, por lo general, compra una casa pequeña o mediana en donde los niños comparten la habitación y el baño, y la cocina y sala de descanso son pequeñas. Sin embargo, los niños van creciendo y el espacio se queda chico. Es aquí dónde debes preguntarte si vale la pena venderla y cambiarte a una con características más adecuadas para tu familia, o remodelar y redistribuir los espacios. Hoy te haremos unas preguntas que te ayudarán definir qué es lo que más te conviene…

1

¿Tu cocina y baños tienen el espacio suficiente para ti y tu familia?

Las áreas comunes como la cocina y los baños son los lugares más concurridos por una familia. Si bien las habitaciones son importantes, es en estos dos espacios dónde ocurre el mayor tráfico matutino y nocturno. Así mismo, los acabados y accesorios de estos lugares son los más costosos a la hora de realizar una remodelación, es por eso que preguntarte y hacer un análisis sobre qué es lo que más te conviene es lo más importante que debes tener en cuenta antes de tomar una decisión.

¿Respondiste SI?


Un cambio de casa, el proceso de venta y la mudanza son costosos en tiempo y dinero. En muchas ocasiones comprar una casa puede implicarte incurrir en una deuda mayor. Por esta razón te recomendamos que seas práctico y si aún estos espacios son vigentes para tus necesidades, una redistribución del espacio de los baños, cocina y de pronto un cambio de muebles puede ser tu solución. Existen créditos muy accesibles para remodelación, ampliación y mejoras de activos. Remodelar te da ciertas ventajas como que puedes adaptar el espacio a tu gusto.

¿Respondiste NO?


Si los baños ya no son suficientes y la cocina no da la talla, es hora de que pienses en un cambio de residencia. En este caso no te convendría remodelar, tumbar y rediseñar, ya que como dice el refrán te sale más caro el caldo que los huevos. Vender tu casa y comprar una acorde a tus necesidades será la mejor opción y no siempre las ampliaciones y remodelaciones van a aumentar el precio de tu vivienda.

2

¿Cuentas con una buena estabilidad económica?

La madurez económica es la etapa en la que la entrada de ingresos se normaliza y lleva a una persona o familia a pensar en cómo invertir ese dinero. Iniciar una nueva etapa juntos a tus seres queridos es una gran idea, teniendo en cuenta que, con el apoyo de un crédito hipotecario, puedes invertir y comprar la casa que más te convenga a ti y a tu familia, con la seguridad de que el dinero puede valorizarse como activo.

¿Respondiste SI?


Si tu respuesta es positiva, no dudes en pensar en grande, invertir en una propiedad de mayor valor e ir aumentando el patrimonio familiar.

¿Respondiste NO?


Esperar es de sabios. Si aún no cuentas con el enganche, y las mensualidades superan tu capacidad de pago para comprarte una casa nueva, no te metas en una deuda grande. En este caso, unas pequeñas mejoras para tu actual casa te harán sentirte en un nuevo ambiente, sin necesidad de endeudarte a destiempo. Con trabajo, disciplina y una meta clara, podrás replantearte la compra de la casa para dentro de pocos años.

3

¿La redistribución y reforma que tienes planeada, tendrá vigencia para un futuro próximo que justifique la inversión?

Las reformas y ampliaciones pueden mejorar mucho el aspecto y la funcionalidad de una casa, sin embargo, deben hacerse de acuerdo con unos objetivos claros basados en las necesidades de los propietarios. En muchos casos se hacen mejoras y ampliaciones para aumentar el valor de la vivienda. En estos casos hay que tener mucho cuidado y estar seguros de que este valor sí se vea reflejado en una mayor oferta por parte de los clientes, con esta decisión se corre el riesgo de que se invierta una alta suma de dinero y que al final esto no se vea reflejado en una mayor valorización. En otros casos, simplemente se hace dicha decisión para el disfrute y uso personal de la familia. Es aquí donde debes tener muy claro cuál es el objetivo de dicha remodelación para que esta realmente valga la pena.

¿Respondiste SI?


Si la propuesta de remodelación y ampliación que tienes en mente es vigente para tu familia y con esta tu casa va a quedar vigente y hecha a tu medida, la decisión de remodelar es muy sabia y te permitirá seguir disfrutando de tu hogar. Nadie conoce mejor que tú la propiedad y sabe exactamente qué es lo que se le debe hacer.

¿Respondiste NO?


En este caso el ejercicio de preguntarte bien la vigencia tanto para tu disfrute como para una posible venta de la casa es fundamental. Imagínate que planees una remodelación y ampliación en dónde tengas que invertir mucho dinero si tu colonia tiene planes de un nuevo ordenamiento territorial y en unos años planean construir una carretera de alto tráfico que afecte a tu vivienda. En ese caso es mejor vender e invertir en otra zona. Así mismo, si estas obras sólo te van a servir funcionalmente dos años para tu familia porque tu hijo mayor ya se va de la casa, ¿para qué invertir en un proyecto tan costoso si puedes simplemente vender y cambiarte a una vivienda acorde a tus necesidades?

Esperamos que estas preguntas te hayan servido como base para planear bien las decisiones en cuanto a tu vivienda. Hacerse preguntas, imaginarse diferentes escenarios y analizar cada una de las posibilidades siempre será la mejor forma de tomar una decisión tan importante y que pone en juego tanto dinero. Recuerda siempre comparar los créditos hipotecarios y las ofertas en tasas para compras de vivienda. Puede ser que estés a un paso de darle un giro a tus inversiones.

LEAVE A REPLYYour email address will not be published. Required fields are marked *Your Name

1016 Biarritz Dr, Miami Beach, 33141
Lun - Vie: 9:00-18:00
Copyright © 2019 Designed by Archigus. All rights reserved.